Cerraduras TOP

Entre los artefactos esenciales y habituales se encuentran las cerraduras, ya que la seguridad en cualquier tipo de puerta no es un tema que se pueda dejar pasar en estos tiempos. Bien sea para el hogar, tienda o lugar de trabajo, el mecanismo de resguardo es una prioridad y actualmente existen muchas opciones, como la electrónica. Comprar estas herramientas resulta tan sencillo como hacer un clic. 

Tipos de Cerraduras

Primero vamos a definir exactamente lo que es una cerradura. Se trata de un mecanismo con base metálica que evita o impide que se puedan abrir puertas, armarios, cofres, cajones, entre otras cosas, sin la ayuda de una llave única. Actualmente las cerraduras no solo se limitan o están relacionadas a llaves, pues los métodos de seguridad han evolucionado a versiones inteligentes, electrónicas, digitales y mucho más. Más adelante detallaremos cada tipo para que conozcas con seguridad la disponibilidad del mercado y cuál es tu necesidad en cuanto a cerraduras. 

Cerraduras multipunto

Una de las clásicas en este mundo de la seguridad son las cerraduras multipunto. Estas se encuentran compuestas por varios puntos de anclaje y de ahí viene su nombre. Sus distintos modelos permiten que sea el usuario el que seleccione el número de puntos exactos. El mecanismo de seguridad consiste en apalancamiento y es recomendado para puertas blindadas y macizas. 

Mejor opción

FAC 3013037 Cerradura S 90/Ap Pintada Derecha

FAC 3013037 Cerradura S 90/Ap Pintada Derecha en Amazon

Mejor relación calidad precio

Tesa Assa Abloy Cerradura Multipunto

Tesa Assa Abloy Cerradura Multipunto en Amazon

Lince 32403 Cerradura, Plata, 50 mm

Lince 32403 Cerradura, Plata, 50 mm en Amazon

Tesa Assa Abloy Ts30T6Iac Cerradura Multipunto De Sobreponer

Tesa Assa Abloy Ts30T6Iac Cerradura Multipunto De Sobreponer, Acero en Amazon

Tesa Assa Abloy Ts30T6Iae Cerradura Multipunto De Sobreponer

Tesa Assa Abloy Ts30T6Iae Cerradura Multipunto De Sobreponer, Acero Esmaltado en Amazon

Cerraduras de sobreponer

Este tipo es empleado habitualmente para las puertas principales de las casas. Su ubicación característica es en la zona central o inferior y suelen ser bastante confiables. Sin embargo, se recomienda combinarlas con otro sistema para evitar la técnica de palanca que es usada por los intrusos. Entre las ventajas está que puede ser empotrada en la puerta sin necesidad de abrir una caja, algo que, para efectos de tiempo de instalación, puede resultar ideal. 

Cerraduras tubulares

Las cerraduras tubulares no utilizan llave, pues simplemente con un botón se pueden cerrar desde el interior de cualquier lugar. De igual forma, ofrecen la posibilidad de abrir desde el exterior en caso de algún accidente, esto en lugar de tener que derribar la puerta. Su uso es exclusivo para baños (públicos o privados) y puertas en el interior de alguna casa, local o establecimiento. Resulta bastante resistente y duradera, por ello, al adquirir algún modelo tubular no tendrás que preocuparte en mucho tiempo por el tema. 

Cerraduras embutidas o empotradas 

Es considerada como la cerradura principal en una gran cantidad de viviendas por las garantías que ofrece en cuanto a restricciones de acceso. Para este caso, su montaje sí llevará algo de tiempo, ya que van empotradas en la puerta, quedando solo a la vista el orificio para la llave. Además de la muy buena seguridad, en términos decorativos también es favorable. Sin importar que sean puertas de madera o de metal, pueden cumplir su función con nota alta. 

Cerraduras digitales

Llegó el momento de pasar desde lo básico hacia la modernidad con las cerraduras digitales. Moviéndonos en el sentido del avance tecnológico, encontraremos que la automatización ha llegado a todos los rincones, pues entre las opciones digitales ahondaremos sobre: cerradura inteligente, cerradura WiFi, cerradura invisible y cerradura con alarma

Cerradura inteligente

Las cerraduras inteligentes permiten mantener el acceso restringido a personas que decidamos por medio de distintos mecanismos, los cuales no son llaves. Para este tipo se consideran teclados, tarjetas, huellas o móviles. La comodidad se maximiza gracias a la domótica, que se encarga de automatizar una gran variedad de actividades en las viviendas. Sumado a la sencillez que presenta su utilización, permitirá que se terminen los problemas de extravío de llaves y gastos recurrentes por cerrajería. Esto sin contar que pueden ser programadas para establecer horarios de apertura en caso de oficinas y que no existe la posibilidad de que sean forzadas. 

Cerradura WiFi

Para esta clase de cerradura electrónica, podemos abrir o cerrar a distancia. La cerradura WiFi supera a la cerradura bluetooth, ya que permite la comunicación a una distancia mucho mayor. No debes preocuparte por alguna situación de hackeo, primero, porque los datos se encuentran encriptados, y, segundo, porque los códigos varían cada vez que se le da movimiento a la cerradura. Es una opción para entrar al futuro desde este momento. 

Cerradura invisible

El término invisible se refiere a que desde el exterior no se aprecia la cerradura, resultando realmente desconcertante para cualquier ladrón que llegue para hacer de las suyas. Pueden estar ubicadas en todo tipo de puertas. El mecanismo de seguridad de la Remock Lockey únicamente se activa cuando detecta que la cerradura está recibiendo un trato agresivo o siendo forzada de alguna manera. Esto hace que sean utilizadas normalmente como complementarias, logrando que cualquier puerta sea prácticamente impenetrable con las técnicas de delincuencia convencional. Es importante conocer también que funcionan con baterías recargables, las cuales tienen una duración de 10 meses aproximadamente con un uso normal. En definitiva, los ladrones no podrán afectar algo que no pueden observar. 

Cerradura con alarma

Las cerraduras van avanzando al igual que los métodos de quienes buscan lo ajeno. A pesar de que existan sistemas muy seguros, hay casos en los que todas las condiciones se prestan para favorecer al delincuente. Para estas situaciones, las cerraduras de alarma son la solución, pues son capaces de emitir hasta 80 decibelios, lo que termina por ser un inmenso escándalo en escenarios de silencio donde estadísticamente se hacen la mayor cantidad de robos. Son usadas en establecimientos comerciales, no obstante, en hogares puede ser de mucha ayuda también. El efecto del sonido genera desesperación en los asaltantes y los hace desistir. 

Resulta alucinante detectar cómo ha avanzado aquel pasador horizontal de madera en el interior de los hogares, hasta modelos digitales que vuelven a las casas fortalezas futuristas. Ahora conoces opciones suficientes para seleccionar la que mejor cumpla con tus exigencias de seguridad. 

¿Partes de una cerradura?

Bajo ningún concepto está de más conocer la cerradura a profundidad para detectar rápidamente algún tipo de desajuste o funcionamiento incorrecto. Por ello, te damos un breve recorrido por las partes de una cerradura clásica. 

Frontal

Es la cubierta que podemos observar a primera vista en la puerta, normalmente su material de fabricación es metálico. En esta parte se encuentran los tornillos que acoplan el bombín a la cerradura. 

Pomo (Manija o Manilla)

Se trata del agarrador, manillar o tirador que facilita la función de abrir la puerta. 

Resbalón 

El resbalón no es más que el elemento que se retrae cuando accionamos el pomo. A su vez, cumple la función de mantener cerrada la puerta sin necesidad de tener pasado el seguro. 

Paletón (Pestillo)

El paletón se encuentra normalmente debajo del resbalón y es el seguro que se pasa para mantener la puerta cerrada. No se encuentra biselado, a diferencia del resbalón. 

Cilindro 

Podría considerarse como el corazón de la cerradura y donde se encuentra gran parte del mecanismo. Se encuentra conformado por pistones junto con el cuerpo metálico. Entre ambos componentes está el orificio de la llave. Este sistema que tiene cierta complejidad, es el que permite a una lleva específica abrir la cerradura.   

Bocallave

Una palabra compuesta que lo dice todo. Pero, si todavía no lo captaron, es el lugar donde va insertada la llave. 

Cerradero 

Es la parte posterior que va en el canto y que se debe acoplar con todos los artefactos de cierre y con el resbalón. 

Otro conocimiento ha quedado desbloqueado si de cerraduras se trata, por lo que ha llegado el momento de conocer algunos detalles que se pasan por alto al momento de elegir un cerrojo. 

Se recomienda un análisis detallado del cilindro, ya que, mientras tenga una menor cantidad de pistones clásicos, la seguridad aumentará. Son preferibles los pistones imantados. 

Por otra parte, la sencillez del pomo puede ser un aspecto vital para una buena cerradura, pues facilita la entrada y salida con mayor rapidez. Claramente siempre poniendo la calidad de los componentes sobre todas las cosas. 

Y, para cerrar, verificar el material de fabricación de partes como el frontal y el paletón. Esto debido a que una buena resistencia puede resultar el mejor aliado para contrarrestar técnicas destructivas de los ladrones. 

A las cerraduras hay que entenderlas y nosotros ya tenemos un recorrido al haber pasado por los tipos (Clásicas y Digitales), todas sus partes y saber cómo detectar la calidad de forma rápida.  Existen opciones de todo tipo y para cualquier bolsillo, por esta razón no hay excusa para no tener la mejor seguridad en casa o en el negocio. ¡Asegúrate de estar seguro!

Ir arriba